Contencioso

Nadie desea mantener un conflicto con la administración fiscal. Sin embargo, cuando tal conflicto se produce, es útil estar bien aconsejado desde el principio, es decir, desde el momento del control fiscal.

En un contencioso con la administración fiscal, el cometido del abogado no se limita a la defensa ante los tribunales, sino que sobre todo debe participar, desde la primera intervención de la administración, en la elaboración de una estrategia de defensa con el cliente y su contable. Esta estrategia condicionará toda la defensa ulterior ante la administración fiscal.

Buscar un acuerdo

Cuando proceda, el abogado también intervendrá, en esta fase, en la búsqueda de un acuerdo con el fisco, siempre que sea posible y deseable, con el fin de evitar interminables procedimientos.

Muchas controversias también pueden solucionarse en la fase administrativa, es decir, antes de cualquier pleito, por ejemplo en la fase de reclamación ante al director regional de contribuciones.

Preparar la defensa

Pero incluso cuando el procedimiento ante los tribunales resulte inevitable, es útil la intervención del abogado desde los primeros contactos con la administración; en efecto, esto permitirá preparar el pleito lo mejor posible con objeto de planear el contenido del expediente, determinar los documentos que deben o no transmitirse al fisco y preparar cuidadosamente las respuestas a sus cuestiones.

En la fase de procedimiento, los abogados de la asociación Afschrift están habilitados para intervenir, en materia fiscal, ante todos los órganos jurisdiccionales.